Las fotos de la masacre narco de Moreno

Dos hombres y una mujer fueron baleados en un ajuste de cuentas en el barrio La Perla el mes pasado. Se sospecha que el ataque fue ordenado por un temido capo de la zona. Un sicario ya fue detenido

POR INFOBAE  | Carlos Ávalos Rodríguez, alias “Yeyé”, no tenía demasiada paciencia para los traidores. “Yeyé”, un supuesto pesado del barrio La Perla en Moreno, había estado sospechado durante largo tiempo por la Justicia y la DDI local de la Policía Bonaerense de ser el capo narco de su zona; la sola mención de su nombre a los vecinos provocaba un duro silencio o, por lo menos, un poco de terror.

De vuelta en el barrio La Perla, la casa en la manzana 1 sobre la esquina de Storni y La Plata era el problema. Había sido tomada poco tiempo atrás, se cree que por un dealer a las órdenes de “Yeyé” para usarla de bunker narco. Pero este dealer, aparentemente, se independizó de su jefe poco después para vender en la zona sin tributarle, un error imperdonable.

La casa de Storni y La Plata fue allanada en noviembre pasado; se encontraron 50 dosis de cocaína listas para la venta. El 29 de diciembre último, poco más de un mes después, “Yeyé” habría perdido la paciencia. Dos hombres armados llegaron a la casa del barrio La Perla en una moto roja. Su misión: masacrar a sus tres ocupantes, en lo que habría sido un clásico ajuste de cuentas.

Las balas fueron al pecho y a la cabeza. Yésica Garcilazo, de 24 años, murió en un rincón sobre el cerámico recientemente colocado: junto a ella había una bolsa con droga fraccionada. Jonathan Catriel Flores, de 22 años y Jorge Luis Trobato, de 34, ambos con antecedentes previos por menudeo de droga y robo, murieron juntos; uno estaba sentado, el otro apareció a sus pies en el suelo.

Sin embargo, a pesar de su extrema violencia, el golpe no fue exitoso, al menos para “Yeyé”: los investigadores policiales del caso, a cargo de la fiscal Carina Saucedo de la UFI N°2 de la jurisdicción, creen en base a testimonios que ninguno de las tres víctimas fue el dealer que traicionó al capo.

Las tareas de campo de la DDI de Moreno-General Rodríguez, asignada al caso, llevaron a determinar las identidades de los presuntos autores del crimen. Hubo un nombre que sonó en particular, “un picante, un pistolero a sueldo”, dice un investigador, que el capo habría contratado. Una semana después de la masacre, los efectivos de la departamental, apoyado por miembros de otras divisiones, irrumpieron en una casa sobre la calle Canadá al 5800 para llevarse a Jorge Oscar Pereyra, de 23 años, alias “Murdock”, uno de los dos presuntos asesinos de la masacre de La Perla. Tenía en su casa, de acuerdo a información policial, la pistola que habría usado para las tres víctimas, una Browning de .9 mm.

Hubo otros cinco puntos allanados a lo largo de Moreno, con otros tres hombres arrestados, todos acusados de encubrir el hecho; uno de ellos tenía un pedido de captura vigente por robo calificado de un juzgado de San Martín, otro tenía una reciente herida de bala en uno de sus muslos.

Se les encontraron varias armas, como una escopeta calibre 12.70 y un rifle tumbero, casi un cuarto kilo de cocaína, algunos celulares y varios chalecos de policía. Todos ellos, eventualmente, recuperaron la libertad tras declarar. Los procedimientos también trajeron otro resultado: la identidad del segundo tirador de La Perla, un hombre de 34 años.

“Yeyé”, por lo pronto, está prófugo, con una orden de captura sobre su cabeza.

Te puede interesar