Vecinos de Bernal oeste hicieron “un pacto de convivencia” con los narcos para vivir tranquilos

En un barrio del partido de Quilmes se llegó a un insólito acuerdo con los traficantes para que “la venta de paco sea después de las 23”. Explicaron que la iniciativa “fue producto de la desesperación” ante un panorama alarmante. El padre Di Paola le pidió a Macri una “emergencia nacional” en adicciones


Es una decisión polémica, pero producto de la ausencia policial y la consecuente “desesperación”, según aseguran los vecinos del barrio de Bernal Oeste, en la localidad bonaerense de Quilmes. A pocos días de hacer una multitudinaria marcha contra la droga, el hartazgo de un panorama lleno de robos y de jóvenes que deambulan como zombies por los efectos del paco, hizo que los vecinos acudan al último recurso: negociar una suerte de acuerdo de paz con los narcotraficantes de la zona.

El “pacto de convivencia” con los delincuentes de Bernal Oeste “fue producto de la desesperación”, lamentaron los vecinos de los barrios “Iapi” y “Springfield”, en donde aseguran que la droga, especialmente el paco, está causando estragos en los más jóvenes. También niños.

“Por la Avenida Montevideo no se podía caminar. Se vendía paco todo el día, todos los días. Si se te ocurría caminar por ahí, te robaban. Los pibes deambulaban como zombies, se peleaban entre ellos y hasta se mataban. Hace unos meses degollaron a un chico de 14 años”, dijo Lucas Molina, un integrante de la asamblea vecinal bautizada “Poetas Sociales de la Iapi”.

Al no tener respuestas de la Policía ni de la Justicia, tomamos la posta para mejorar la calidad de vida en el vecindario

Este lamentable acuerdo para intentar “convivir” con el flagelo de las drogas es explicado por los vecinos: “Al no tener respuestas de la Policía ni la Justicia, los ‘poetas’ tomamos la posta para mejorar la calidad de vida en el vecindario”.

Los vecinos acudieron a un sacerdote y un pastor para llevar adelante la “negociación” con los narcos, ya que éstos todavía muestran respeto por ellos: “El sacerdote Jorge Cloro y el pastor Iván Carrillo son superhéroes para nosotros. A ellos los respetan. Le tienen respeto a la Iglesia, por eso aceptaron el pedido que les hicimos”, agregó Molina.

Puntualmente, uno de los puntos centrales del “pacto”, consiste en establecer un horario para la circulación de la droga. Tan triste como insólito. “El sacerdote y el pastor lograron acordar que la venta de paco sea después de las 23, para que la zona sea más segura. Por ahora se viene cumpliendo bastante bien el pacto”, relató el joven.

El padre José “Pepe” Di Paola, miembro del equipo de sacerdotes de villas de emergencia, y referente nacional en la problemática de la droga, pidió este sábado “al Presidente y a legisladores, gobernadores, funcionarios, que se pronuncien a favor de la emergencia nacional en adicciones”, y opinó que bajar la edad de imputabilidad penal sería “tomar al toro por la cola, no por las astas”.

“Es muy importante la tarea que tiene que hacer Argentina en cuanto a Estado y sociedad civil”, estimó, al considerar que constituye una “contradicción absoluta”, que los sectores que proponen la baja de imputabilidad, estén a la vez a favor de la legalización de la marihuana.

Sobre el proyecto, afirmó que hoy “no saben qué hacer con los chicos adictos”, y por ello señaló la incertidumbre que supone el destino de chicos de 14 años condenados en un futuro por delitos graves.

Fuente: La Tercera

Te puede interesar