Quilmes

“Favorable evolución” de la joven quemada en Quilmes

Gina Certoma, que quedó gravemente herida tras ser prendida fuego el lunes pasado durante una discusión con su novio, continuaba internada con pronóstico reservado, pero “evolucionando mejor y normalizando sus valores de laboratorio”, según el parte médico difundido por el Hospital Alemán. 


La joven, que sufrió quemaduras en el 60 por ciento de su cuerpo, permanece internada por cuarto día en el Centro de Excelencia para la Atención de Quemaduras (CEPAQ) de ese hospital, “evolucionando mejor, compensada hemodinámicamente y normalizando sus valores de laboratorio”, según señaló el doctor Alberto Bolgiani, jefe del sector.

“No obstante, continúa con pronóstico reservado. El tratamiento es lento y de altísima complejidad”, agregó el facultativo.

El hecho ocurrió el lunes al mediodía, cuando efectivos de la comisaría 9na. de Parque Calchaquí y personal de Bomberos fueron alertados de un incendio en una vivienda situada en la calle 342 al 3300, entre 382 y 383, de Quilmes.

Al llegar al lugar y extinguir el fuego, el personal encontró a una joven de 20 años y a su novio, llamado Ezequiel Fariña (22), que estaban heridos por las quemaduras.

Ambos fueron trasladados al hospital Isidoro Iriarte de Quilmes, donde la chica fue intubada por los médicos para mejorar su función respiratoria, mientras que la pareja fue atendida por quemaduras en sus manos.

Los efectivos aprehendieron al joven tras establecer mediante testigos que poco antes de iniciarse el fuego hubo una discusión entre ellos y que días antes la había golpeado.

En tanto el imputado se encuentra en calidad de “detenido”, después que la titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial Quilmes, Ximena Santoro, pidiera la conversión de la aprehensión en detención del imputado, la cual fue concedida por el juez de garantías Marcelo Goldberg, tras caratular la causa como “tentativa de homicidio agravado por violencia de género y por el propósito de causar sufrimiento a la víctima”.

A Gina ni bien ingresó en el Hospital Alemán “se le realizaron prácticas para mantener la vía aérea permeable durante todo el tiempo con asistencia respiratoria, segundo darle los líquidos necesarios para poder llegar a un equilibrio hemodinámico y tercero un procedimiento no quirúrgico, no invasivo pero que ha permitido sacarle todo el tejido muerto”, destacó Bolgiani.

El médico evaluó que los índices de mortalidad por quemaduras “dependen mucho del tipo de atención que reciba el paciente”, por lo que destacó que el Cepaq “es una unidad especial desarrollada en conjunto con la Fundación Benaím. Es única, no solo en nuestro país, sino también en toda la región”.

Most Popular

To Top