Cristina Kirchner pidió ir a juicio oral en la causa dólar futuro

La defensa de la ex presidenta presentó un escrito en el que le pidió al juez Bonadio acelerar el proceso


Cristina Fernández de Kirchner quiere ir ya a juicio en la causa de dólar futuro. La ex presidenta desistió de apelar la confirmación de su procesamiento, dictada el viernes pasado, y pidió al juez federal Claudio Bonadio que envíe “con la mayor premura” las actuaciones a juicio oral para “esclarecer los hechos investigados de manera pública”.

Según informó la agencia Télam, su abogado defensor Carlos Beraldi entregó un escrito esta mañana en los tribunales de Comodoro Py instando al juez a acelerar el proceso para llegar cuanto antes a juicio oral, una idea que Cristina ya había esbozado en diferentes apariciones públicas y a través de redes sociales semanas atrás.

“Siguiendo expresas instrucciones de mi mandante, con el propósito de esclarecer los hechos investigados de manera pública y ante una instancia judicial imparcial, requiero que se arbitren las medidas procesales pertinentes a fin de que la presente causa sea elevada a la etapa oral, con la mayor premura”, afirma el escrito que Beraldi presentó ante la Sala II de la Cámara Federal.

La causa judicial, la primera que llevo a la ex jefa de Estado a ser indagada en Comodoro Py,  se originó por la masiva venta de contratos, durante la segunda mitad del 2015, a precios mucho más bajos a los que se vendían en el exterior. En Argentina se vendían coberturas a $ 10,60, mientras que en Nueva York el mismo contrato se ofrecía a $15.

La situación irregular fue denunciada por los entonces diputados Federico Pinedo y Mario Negri, y tomó impulso luego de la declaración de tres ex presidentes del Banco Central: Alfonso Prat Gay, Martín Redrado y Juan Carlos Fábrega.

El viernes pasado, la Sala II de la Cámara Federal -con las firmas de Eduardo Farah y Martín Irurzun- confirmó su procesamiento por “administración fraudulenta por abuso de confianza”, así como el del ex ministro de Economía Axel Kicillof y los otros imputados, entre ellos las autoridades del Banco Central, a los que les trabaron embargos millonarios.

En efecto, CFK repite una estrategia a la que apeló en la anterior instancia: apresurar a la Justicia. A fines de octubre, antes de que su procesamiento fuera confirmado por la Sala II de la Cámara, la ex presidenta le pidió mayor velocidad en el tratamiento del expediente a los jueces.

Te puede interesar